Renueva tu sistema nervioso y construye resistencia Y.B. 24/1/1996

1.- Siéntate en posición fácil con la columna recta. El codo está doblado y descansa cerca de la caja torácica. Tu palma izquierda está hacia arriba con los dedos apuntando hacia el frente. Toca el suelo con la palma derecha y luego toca la palma izquierda con la derecha. Haz una «o» con tu boca. Inhala en tres partes a través de la boca mientras la mano derecha está en movimiento. Al tocar la palma izquierda exhala en una parte a través de la boca. Respira poderosamente por el diafragma durante cuatro minutos.

2.- Continúa el ejercicio 1, cierra los ojos y muévete rápido. Este ejercicio puede renovar totalmente tus nervios y darte resistencia. Romperá bloqueos en los pulmones. Relaja el cuerpo, quita la fatiga muscular y te hace constante. Continúa por siete minutos y medio.

3.- Inhala y exhala a través de la boca en «o» mientras mueves tus brazos en círculos hacia el exterior, frente a tu pecho. El movimiento se asemeja a la acción de sacar agua desde tu regazo hacia arriba y hacia afuera , lanzándola hacia la cara y circulando los brazos de regreso a tu regazo. Muévete vigorosamente para abrir tu pecho y ejercitar los músculos de tus omóplatos. Continúa tres minutos y medio.

4.- Descansa tu mano derecha sobre el dorso de la mano izquierda a la altura de tu pecho, al nivel de los hombros, con las palmas hacia abajo. Mantén las manos juntas mientras las mueves 10 a 15 cm. desde arriba hacia abajo. Muévete rápidamente y respira a través de la boca en «o», en ritmo con el movimiento. Continúa tres minutos. Este ejercicio renueva el serum que sube de la columna hacia el cerebro y puede ayudar a aliviar la depresión.

5.- Ponte de pie y danza moviendo todo el cuerpo a ritmo de la bángara. Levanta tus brazos al aire, suelta tus hombros, columna y caderas, rompe los bloqueos de tu cuerpo con un movimiento rítmico. Muévete rápidamente. Es excelente para tu circulación. Continúa por 11 minutos. Esta danza es necesaria después de abrir el diafragma en el ejercicio precedente.

6.- Separa tus pies a la distancia de los hombros e inclínate de modo que tu torso esté paralelo al suelo. Descansa tus manos sobre las rodillas para sostener el torso. Continúa 1 minuto, ajustando tu columna.

7.- De la posición 6 relaja tus brazos y permite que el cuerpo cuelgue hacia abajo. Permite que el peso de tu cuerpo estire la columna y los músculos en la parte posterior de las piernas. Continúa por 30 segundos . Para terminar inhala y gentilmente levántate. Exhala. Inhala y relájate hacia adelante. Exhala y enderézate. Continúa de esta manera por 4 o 5 veces más, moviéndote relajadamente.

Deja un comentario