Conocer a través de la intuición

10 de marzo de 1993.

La meditación y la vida están muy entrelazadas. Es importante saber lo que sucede debajo de la superficie de las situaciones. Por lo general, las personas no entrenadas pueden hacer esto el 15% del tiempo, pero lo ideal es tener tu intuición trabajando a un nivel del 60%. Esta meditación construye tu capacidad intuitiva.

1. Siéntate en postura fácil. El codo izquierdo está doblado, la mano está delante del centro del corazón, la palma esta plana y mira hacia el suelo. El brazo derecho se extiende hacia el frente en un ángulo de 60 grados. Cierra tus ojos y respira despacio y honestamente. (Trabaja hasta respirar solo una respiración por minuto). Siente la Presencia Divina a tu alrededor. 11 minutos. Para finalizar: manténte en la postura, inhala profundamente, retén la respiración durante 10 segundos mientras aprietas todos los músculos del cuerpo y exhala. Repite 2 veces más. Relájate, gira los hombros, estira los brazos y la caja torácica.


2. En Postura Fácil. Tus brazos se extienden directamente frente a tu pecho con las palmas de las manos tocándose y los pulgares cruzados uno sobre el otro. Cierra los ojos y silba una canción … de tu elección. 7 minutos. Esta postura afecta a la paratiroides y es posible que sientas una presión en el cuello.

3. Todavía en postura fácil, pon tus manos en el mudra del loto a la altura de los ojos. Relaja el cuerpo entero, pero mantén firmemente la postura de la manos. Cierra tus ojos. 3 minutos. Esto se llama un interacción trenzada: una parte del cuerpo esta en una posición confinada para ser la antena y el resto del cuerpo se relaja para recibir.

4. Para terminar: Inhala y junta tus manos frente al centro del corazón y presiona tan fuerte como puedas. Exhala y repite 2 veces más. Luego relájate, habla y conéctate a tierra por unos momentos.

Deja un comentario