Mental Gym

¿Cómo es una sesión de Mental Gym?

Coloridos dibujos geométricos parecían ir y venir en todas direcciones del campo visual. Hipnóticos sonidos pulsantes se superponían a la música de las olas del mar que parecían deslizarse, alternativamente, de un hemisferio cerebral a otro.
Mi cerebro empezó a experimentar una sublime sincronía, compartiendo esta relajación con la del resto del cuerpo. La tensión y el estrés abandonaron mi cuello, brazos y espalda con cada nueva respiración. Sentí la misma sensación agradable que se experimenta cuando estás a punto de quedarte dormido.
Este estado fronterizo con el sueño, o hipnológico, está asociado con la producción de ondas theta. Me concentre en mi respiración y vi que era casi imperceptible. Transcurridos 45 minutos volví al mundo real, refrescada y revigorizada. Recordé entonces las palabras de Hutchison, autor del libro Megabrain especialista en el tema:

Te sentirás más lúcido y alerta.
“Tu memoria habrá aumentado notablemente. Tu capacidad de resolver problemas y pensar y crear activamente se habrá expandido. La velocidad de transmisión de mensajes entre las neuronas se habrá acelerado. De hecho, con el uso reiterado, muchas de tus neuronas habrán desarrollado más dendritas y más sinapsis o conexiones entre ellas. ”